top of page
Buscar
  • Foto del escritorMeet Your Tour Guide MX

ūüá≤ūüáĹ Acerc√°ndonos a la tradici√≥n oral de M√©xico por Nora Mercedes

Actualizado: 31 may 2020

La cultura oral en M√©xico es tan rica como colorida. Canciones que relatan momentos y personajes; poes√≠a que nos adentra al sentir de grandes pensadores; leyendas, mitos y dichos populares que adem√°s de tener en su mayor√≠a un elemento m√°gico - m√≠stico, promueven valores de conductas aceptables, de ideales y difunden creencias y supersticiones a√ļn muy arraigadas en gran parte de la sociedad mexicana.

La mezcla de personajes es tan diversa como la imaginaci√≥n. Los dioses de arriba o de abajo interact√ļan con el mundo de los vivos o con el mundo de los muertos; con humanos o animales; con valientes o engre√≠dos. Sus mundos tambi√©n se entretejen y al moverse en ellos comparten poderes supernaturales que en ocasiones ofrecen como regalo u homenaje a los mortales que con sus haza√Īas ameritan ser recordados a trav√©s de la palabra.

Con la llegada de los europeos se abre un mundo de nuevas posibilidades. Al paso de los a√Īos, se va entrelazando de a poco la nueva religi√≥n, sus rituales, ceremonias y creencias. Pero lo prehisp√°nico no desaparece, lo nuevo no se impone del todo, al menos no como se supon√≠a. Lo nuevo y lo viejo se enfrentan en una lucha por sobrevivir en un mundo en que las creencias y rituales estaban tan arraigados que la fuerza beligerante tendr√≠a que ceder y dejar ser en alg√ļn punto. Al final, siendo M√©xico siempre tierra f√©rtil para el misticismo y lo espiritual, proveer√≠a la tierra perfecta para un sincretismo que llegar√≠a a enriquecer las creencias y la ideolog√≠a de todo un pueblo.

As√≠, desde ni√Īos escuchamos leyendas y mitos de nuestro M√©xico antiguo. Lecciones con moraleja que buscaban explicar en los ojos de nuestros ancestros la respuesta a aquellas inc√≥gnitas que siempre nos han cautivado: el origen del universo, del hombre, de la vida y todo aquello que observamos. Muchas leyendas hacen evidente la lucha de poderes, la dualidad siempre presente, el status quo contra lo espont√°neo, los conflictos entre lo mundano y lo divino‚Ķ al tiempo que promueven los valores que eran importantes en las sociedades prehisp√°nicas como la valent√≠a, la lealtad, la humildad. Sin embargo, uno de los elementos m√°s importantes en la tradici√≥n oral mexicana es la magia, la interacci√≥n entre los mundos terrenales y espirituales.




El conejo en la luna es una de las primeras leyendas o mitos que capta nuestra imaginaci√≥n. Quetzalc√≥atl realizaba un viaje por el mundo en su forma de hombre. Una noche, cuando descansaba en el camino, se encontr√≥ a un conejo. Al preguntarle el dios qu√© com√≠a, el conejo respondi√≥ ‚Äúzacate‚ÄĚ y le ofreci√≥ un poco. Quetzalc√≥atl rechaz√≥ la oferta y entonces el conejo se ofreci√≥ a s√≠ mismo para que el dios lo comiera y saciar√° con √©l su hambre. Quetzalc√≥atl agradecido lo avent√≥ a la luna para que su estampa perdurar√° para siempre. Y es as√≠, despu√©s de escuchar por primera vez esta leyenda, que no volvemos a ver a la luna de igual manera. El conejo y su sacrificio quedan tambi√©n estampados en nuestra conciencia.

La leyenda inmediata despu√©s del conejo era casi obvia‚Ķ ¬Ņc√≥mo se formaron el sol y la luna? En el valle de M√©xico el mito relata que los dioses se encontraban reunidos en Teotihuac√°n deliberando c√≥mo iluminar al mundo. Fue entonces que dos los dioses se ofrecieron para realizar tan loable misi√≥n. Nanahuatzin, valiente y humilde se lanz√≥ primero al fuego convirti√©ndose as√≠ en el sol y Tecucizt√©catl, un dios engre√≠do le sigui√≥ convirti√©ndose en la luna.

Un mito que nos habla de los valores ideales en los personajes de altura: la valentía, la humildad, el sacrificio. Pero también nos habla de jerarquías, de castigo, de vida eterna. La moraleja es que, si no alcanzó los estándares de los dioses, no seré el sol sino la luna.

Si viajamos al Sureste mexicano, en tierra maya el origen de los astros estaría conferido a otro elemento clásico de los mitos, el amor. En él, dos hombres enamorados de la misma mujer, Ixchel. Inevitablemente, cuando ella escoge a uno, el desafortunado, hundido en un ataque de celos, asesina al enamorado de Ixchel. Ella, a quien tal tristeza le embarga, no puede más que tomar su propia vida para así pasar una eternidad con su amado. Al ver las deidades su sacrificio, deciden concederles su historia de amor, convirtiéndolo a él en el sol y a ella en la luna.


Veremos que, seg√ļn la regi√≥n, el mito o su adaptaci√≥n, pero la magia siempre est√° presente.

Un peque√Īo marsupial de pelaje gris fue protagonista de otra historia de humildad, coraje y astucia. Los tlacoaches en M√©xico tienen fama de ser sabios, astutos y excelentes ladrones. La leyenda se remonta a los tiempos de dioses y gigantes. En aquellos tiempos los huicholes viv√≠an en cavernas y no conoc√≠an el fuego. Apenas recordaban las historias de los ancestros que les advert√≠an del fuego, una bestia insaciable que todo lo consume.

Un día de tormenta cayó un rayo en el monte y se prendió en fuego. Los dioses que habitaban en el cerro capturaron el fuego y lo llevaron consigo para resguardarlo. Los huicholes deseosos de poseer el fuego para calentar sus noches idearon una y otra vez la manera de robarles el fuego, pero siempre fracasaron.

Entonces cinco animales se postularon para intentar robarlo: el armadillo, el venado, el coyote, la iguana y el tlacoache. Uno a uno, cada animal fracasó hasta que el tlacoache, ideando un plan, se acercó entre los dioses que resguardaban el fuego y enroscándose en su cuerpo, se quedó ahí quieto. Al cabo de unos días, los guardianes ya no le ponían más atención. Fue entonces que una madrugada rodó hasta el fuego y tomó unas brazas en su hocico y otra más con su cola. Sin embargo, los guardianes del fuego fueron tras él y cuando lo creyeron muerto, lo abandonaron moribundo en realidad. El tlacoache había escondido cinco brazas en su bolsa y arrastrándose logró llegar con los huicholes quienes finalmente obtuvieron el tan esperado fuego. Desde entonces el tlacoache carece de pelaje en su cola, pues la braza lo consumió.

Vemos que los animales son en muchas ocasiones los personajes principales de estas narrativas. Ya sea de buen o mal augurio, algunos bendecidos, otros maldecidos para siempre. Algunos mitos explican el porqu√© del car√°cter de alg√ļn animal o bien, alguna de sus caracter√≠sticas. As√≠ como el pecho del quetzal, k¬īuk en maya, que se ti√Ī√≥ de rojo con la sangre del guerrero ind√≠gena Tec√ļn Um√°n. Se dice que antes de la llegada de los europeos a Am√©rica, el quetzal ten√≠a un hermoso canto. Desde aquellos tiempos el ave guard√≥ silencio y no se ha escuchado m√°s su canto. La creencia popular dice que cuando la tierra sea realmente libre, el quetzal volver√° a cantar. Un ave sagrada tan importante que el mismo Quetzalc√≥atl porta sus plumas. Este mito podr√≠a sembrar la semilla de la revoluci√≥n o quiz√°s s√≥lo denota la nostalgia de los tiempos pasados.

Otro animal que ha sido inspiraci√≥n de leyendas e historias es el buitre. Esta ave tiene todo un contexto m√≠stico-religioso. Los aztecas le llamaban tzop√≠lotl que en N√°huatl se traduce como ‚Äúpicotear la inmundicia‚ÄĚ o ‚Äúave que vuela llevando carne muerta‚ÄĚ. El zopilote se col√≥ al mundo de las leyendas y trascendi√≥ a ser considerado un animal de culto en el ritual de preparaci√≥n de la tierra. En la zona nahua de Guerrero se les considera aves poderosas, una manifestaci√≥n del viento, que traen la lluvia desde Oztotempan.

El zopilote es como el curandero que limpia y cura a los heridos. Así mismo, esta ave se encarga de limpiar la tierra de la inmundicia y curarla para la siembra. Son como coyunturas entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos y por ello tienen un papel muy importante en algunos rituales, muchos de ellos resultado del sincretismo, como es el Culto de las Cruces en el estado de Guerrero.

Sin embargo, el enfoque puede cambiar. En la cultura maya el chom como ahí se le conoce al buitre, tiene un destino diferente.

Cuenta la leyenda que uno de los reyes de la ciudad maya de Uxmal organizó un gran banquete, como nunca se había visto. Invitó a todos los reyes vecinos, convencido de que sería recordado por siempre. Teniendo todo listo, salió a recibir personalmente a sus invitados. Pero el olor de tan exquisito banquete atrajo a un grupo de chom o zopilotes que eran aves hermosas con plumajes muy coloridos. Cuando el rey y sus invitados se acercaron, se percataron de que los zopilotes se habían comido todo.

El rey enfurecido ordenó que les dispararan flechas. Esperaron a que los zopilotes regresaran y entonces los sirvientes les arrojaron una mezcla líquida, negra y pegajosa. Cuando asustados los buitres subieron volando alto, el sol les quemó las hermosas plumas que tenían en sus cabezas.

Fueron entonces maldecidos por los sacerdotes, condenándolos a comer desperdicios y animales muertos. En el breviario popular incluso habría hoy en día un conocido dicho: "Presumes de pavo real y ni a zopilote llegas", resultando éste en un verdadero insulto.




Sin lugar a duda, uno de los mitos m√°s difundidos en M√©xico y el mundo es el del √°guila y la serpiente. Es un mito que nos representa m√°s all√° de nuestras fronteras. Nuestro s√≠mbolo patrio. La leyenda cuenta que el dios del Sol y de la Guerra, Huitzilopochtli, les indic√≥ a los aztecas asentarse en un nuevo territorio. Tendr√≠an que buscar la se√Īal prometida: un √°guila parada en un nopal, comiendo una serpiente.

Tras 300 a√Īos de migrar en busca de su destino, encontraron en una parte del lago de Texcoco un islote con la se√Īal prof√©tica. Una escena tan imponente y de tal relevancia que a nivel de la psique del pueblo aun el d√≠a de hoy representa la consolidaci√≥n del destino mexica-mexicano. Es en este islote donde en 1325 se fund√≥ la ciudad de Tenochtitl√°n, la capital del Imperio Azteca. Dos siglos m√°s tarde ser√≠a tomada por los espa√Īoles y comenzar√≠a una nueva etapa en la historia de M√©xico.

Estos y muchos otros mitos y leyendas han logrado sobrevivir al paso del tiempo entretejiéndose como parte de las tradiciones orales de nuestro país. De ellos se derivan dichos populares, supersticiones, creencias y canciones. Todos ellos son claros embajadores de las creencias mexicanas y haciendo uso de lo mágico-místico presentan al mundo uno de nuestros lados más bonitos.



Referencias

Dichos, mitos y leyendas mexicanas.

La Fiesta de la Santa Cruz y el culto de los Cerros. Johana Broda. UNAM. 2016

Fotos de: Tita Ulloa y Daniela




88 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page