top of page
Buscar
  • Foto del escritorMeet Your Tour Guide MX

🇲🇽 Cascabel Tropical o Cascabel Yucateca por Tita Ulloa.

(Crotalus Tzabcan) Tzabcan, en Lengua Maya

Yucatan Neotropical Rattlesnake , en inglés.



Crotalus Tzabcan forma parte de la riqueza nacional de México y ha jugado un papel muy importante en la cosmovisión pre-hispánica Maya, existen diversas representaciones artísticas, las cuales son increíblemente detalladas en su taxonomía y gracias a eso en su mayor parte es posible determinar la especie representada en una gran variedad de materiales como hueso, metales (oro y bronce), cerámica y piedra (escultura, yugos, estelas, piedras de moler, entre otros).


Foto por Andrés Mendoza.

Una de estas representaciones que considero más interesantes se dio en el arte Maya del periodo clásico tardío, en el que se encuentran diversas representaciones de hombres danzando con serpientes, una de las imágenes más claras proviene de Palenque. Cabe mencionar que en algunas localidades de Guatemala cercanas a Quetzaltenango aún existen hoy en día demostraciones culturales de bailes con serpientes.


Considero estos ejemplos como clara evidencia no solo del conocimiento especializado de esos pueblos mesoamericanos, sino que esto se puede derivar de sus habilidades y técnicas de manejo de la fauna silvestre, como en este caso lo son las serpientes.


Aparte de eso nos marca un periodo histórico de profunda relación sociedad-naturaleza, proceso que definitivamente desarrolló una ideología, conciencia y conocimiento especializado, todo esto estrechamente ligado a su organización social, mitología y religión.







Esta especie es Nativa del sureste de México, Belice y Guatemala, es una de las 5 especies de Importancia Médica que tenemos en la Península de Yucatán.

Su género es Crotalus, las especies pertenecientes a ese género tienen una característica principal esencial y se trata de la presencia de un crótalo, es decir, un cascabel al final de la cola.


Pertenece a la familia de los viperinos, las cuales son mayoritariamente ovovíparas, es decir, que alumbran a sus crías dentro de sus propios cuerpos.

Como características físicas principales poseen una cabeza ancha y un tanto triangular o en forma de corazón, suelen ser robustas y de cuerpo más bien corto, pueden alcanzar los 160 cm de longitud, el color del cuerpo varía entre: café claro, grisáceo, rojizo, verdoso o amarillento, su vientre de es generalmente sin manchas y de color blanco, crema o amarillo, tienen pupilas verticales y sus escamas corporales, que se conocen como aquilladas, dan una apariencia de textura áspera.


Lo más impresionante de su evolución es que su aparato inoculador se ha ido adaptando de tan manera que es el más desarrollado de todas las serpientes, de hecho, el más complejo y sofisticado dentro del mundo animal.


Imagen de National Geographic.

Poseen la dentición conocida como “solenoglifa”, un sistema inoculador constituido por un par de largos colmillos móviles portados por maxilares muy cortos, su mecanismo esquelético y muscular que les permite dirigir sus colmillos venenosos hacia adelante durante la mordedura. Las serpientes con este tipo de dentadura poseen un colmillo inoculador de veneno por lado, pero en ocasiones es posible apreciar que algunos ejemplares presentan más de uno, siendo dos o tres colmillos por lado, debido a la sustitución de los mismos o bien, como sustitutos cuando se pierde alguno de ellos en el momento de alimentarse o defenderse, los cuales son ingeridos como parte de las presas y son evacuados días después cuando defecan.

Este sistema está compuesto por dos glándulas cerca de los ojos, que se conectan a través de unos canales a sus colmillos (curvos, largos y huecos) actúan como una especie de agujas hipodérmicas que se sujetan a un maxilar móvil y esta estructura les permite inyectar el veneno a sus presas sin necesidad de morderlas, además de los colmillos inoculadores de veneno, el cual está formado por un conjunto de enzimas y proteínas, cuya finalidad es paralizar y matar a las presas, funcionando desde el momento de la mordida como un pre digestivo, ya que este veneno tiene propiedades hemotóxicas y neurológicas iniciando un proceso de destrucción de tejidos, lo cual ayuda al animal durante la alimentación.


Aparte de eso tienen un par de fosetas termo receptoras que se encuentran entre el ojo y los orificios nasales, lo que las ayuda a recibir el calor emitido por una posible presa, de esta manera siempre están alertas y saben el momento justo en el que deben atacar. Esta recepción térmica las hace lo suficientemente peligrosas para el resto de los animales, ya que la potencial presa no puede controlar el calor que emite, lo que la hace un blanco fácil.

No presenta dimorfismo sexual en longitud de su hocico o cloaca, pero si en la longitud de su cola, la cual es mayor en los machos, aparte el color en neonatos y juveniles es más oscuro en su color de fondo y patrón dorsal que en los adultos.

Se sabe que el cortejo y apareamiento suceden entre diciembre y enero, y los nacimientos entre mayo y julio. El promedio de crías es 47; éstas nacen midiendo aproximadamente 22 cm.


Usualmente son de hábitos diurnos, crepusculares o nocturnos dependiendo la estación, se esconde bajo troncos, rocas o madrigueras de otros animales.

No son arborícelas y son terrestres, sus movimientos pueden considerarse lentos debido a su corpulencia.


Es una especie carnívora; se alimenta principalmente de roedores; sin embargo, también se le ha visto comer lagartijas y pequeñas aves.

Biológica y ecológicamente es una especie muy importante, ya que actúa como controlador de poblaciones de roedores, siendo importante para el equilibrio dentro de los ecosistemas en donde habita.


Es una lástima que siendo nuestro país el primer lugar en diversidad de este grupo de vertebrados a nivel mundial aún no seamos capaces de respetar y conservar lo que sin duda forma parte importante de nuestra historia e identidad.


Foto por Raul Padilla

Como dato curioso, la serpiente que aparece en el escudo nacional es del Género Crotalus al que pertenecen todas las Serpientes de Cascabel.

Su estatus en la Norma Oficial Mexicana NOM- 059-SEMARNAT-2010 aparece como especie sujeta a Protección Especial.

En México existen 42 de las 47 especies de serpientes de cascabel que se conocen, 24 de ellas son endémicas, 23 están en categoría de riesgo y al menos 7 en grave riesgo de extinción.

Las serpientes de Cascabel están amenazadas por diversos factores y son uno de los grupos de animales más vulnerables debido a su movilidad limitada y una vez que quedan expuestas son vulnerables a la matanza.

Los factores principales que las ponen en peligro son el Calentamiento global, la pérdida o modificación de su hábitat natural por la tala indiscriminada de los bosques, los incendios forestales, la caza ilegal, captura ilegal y comercio licito para diferentes fines, la introducción de especies depredadoras, se le mata por ignorancia del ser humano quien puede percibir a estos animales como seres sin ninguna importancia ecológica, económica o cultural.

El aumento de la urbanización genera mayor cantidad de encuentros serpiente- humano, dando como resultado su matanza y en mayores riesgos por mordedura, estas deben ser tratadas por un experto en esta clase de envenenamientos y el tratamiento es el Faboterapicp polivalente antivipmyn.

A lo largo de la historia de las antiguas culturas las serpientes han sido consideradas de como animales importantes, relacionándola con diversos atributos de la vida, resaltando sus valiosas y únicas cualidades.

Foto por Cristina Flores Castro

Es momento de retomar la importancia que se le dio en el pasado, impulsando su conservación a través de la educación ambiental para que la población reconozca a las serpientes como parte de nuestro gran patrimonio natural y cultural.

Su permanencia en el ecosistema es esencial para mantenerlo en equilibrio, ya que son controladores de plagas y son el alimento de otras especies.


BIBLIOGRAFIA

PACE ( Programa para la Conservación de las Especies), Serpientes de Cascabel, SEMARNAT, CONAMP.

Alonzo, L.A. y M.A. González-Vera. 2010. Pérdida de cobertura vegetal como efecto de la urbanización en Chetumal, Quintana Roo. Quivera 12(2): 1–19

Romero Sandoval, Roberto El baile con serpientes entre los mayas Estudios de cultura maya, vol. LIV, 2019, pp. 129-154 UNAM, Instituto de Investigaciones Filológicas

Arte maya. Uxmal, Sayil, Labna, Kabah y región Puuc

1981Alfredo Barrera Rubio, Eduardo Enrique Ríos, Román Piña Chan, Ricardo de Robina, H. E. D. Pollock, prólogo de Pedro Ramírez Vázquez. México: Editora del Sureste.

Algunas representaciones de víboras en la escultura del Altiplano y la Costa Sur de Guatemala. Sergio López Garzona – Simposio 27, 2013

-(Garza, Bernal y Cuevas, 2012: 189-204).

(Carbajal-Márquez et al., 2018)

(González-Sánchez et al., 2017)

Capítulo 2: Morphology, activity patterns and reproduction of Crotalus tzabcan Klauber, 1952 (Serpentes: Viperidae)

Tesis (Doctorado en Ciencias en Ecología y Desarrollo Sustentable)--El Colegio de la Frontera Sur, 2018

Zúñiga-Carrasco I.R. y J. Caro-Lozano. 2013. Aspectos clínicos y epidemiológicos de la mordedura de serpientes en México. Evidencia Médica e Investigación en Salud 6(4): 125–136.

Gómez et al., 2005; da Nobrega-Alves et al., 2008


Texto por Tita Ulloa.

38 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page