top of page
Buscar
  • Foto del escritorMeet Your Tour Guide MX

🇲🇽 Cosas que debes saber antes de ir a la montaña No. 2 de 5 "ESCALADA" Por César Bautista

En nuestra entrada anterior, hablamos acerca del senderismo y algunos de sus pormenores más importantes. En esta ocasión, toca el turno para hablar de una de las actividades más populares en casi todo el mundo dentro el ámbito del montañismo: la escalada.

Esta actividad, en sus comienzos (siglo XIX) surgió como una evolución del montañismo, en una época donde conquistar las cimas y todas aquellas regiones inhóspitas, era una manera de coronar logros de aristócratas pudientes que podrían financiar esas expediciones y donde también convergieron intereses científicos, geográficos y políticos.


No es sino hasta principios del siglo XX, que se instauran los primeros muros de escalada, y desde entonces a la fecha, el deporte se ha especializado tanto, que de hecho existen competencias internacionales de escalada deportiva y récords mundiales de encadenes de cada vez mayores grados de dificultad.


Antes de entrar en los detalles de cada uno de los distintos tipos de escalda, vamos a hacer una pequeña lista de materiales básicos que necesitamos para escalar, así como una breve acotación de vital importancia: Verifica que todos los materiales de seguridad que llegues a utilizar, tengan certificaciones internacionales UIAA (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo) y/o CE (Comisión Europea), ya que esto garantiza que tu equipo ha sido probado bajo los más altos estándares de calidad internacional. También debes asegurarte de que tu equipo sea original y nuevo (comprando únicamente en distribuidores autorizados), de este modo tú sabrás el tipo de uso que le vas a dar y los cuidados que has tenido.


EQUIPO TÉCNICO PARA ESCALAR

Pies de gato (o gatas). Es un tipo de calzado especialmente diseñado para esta actividad. No es un zapato con el que vas a querer correr un maratón, pero su forma, corte y diseño en general, además de los materiales con que está elaborado, son perfectos para generar tracción en superficies verticales. Existen muchas marcas y modelos. Los precios van de desde los $900 hasta más de $2,000 pesos mexicanos. Depende el uso que les des, te pueden durar desde uno hasta varios años. En México existen varias compañías que se pueden encargar de re ensuelar tus gatas, en caso de que no quieras adquirir unas nuevas. Esto, además de ser más barato, es más ecológico.


Arnés de escalada. A diferencia de otro tipo de arneses (como los de espeleísmo), estos están diseñados para tener tu eje de gravedad en la cintura. Son un poco más costosos que los pies de gato, sin embargo una vez que estás allá arriba, a 30 metros del suelo, sabiendo que tu vida depende tanto del equipo de seguridad que estás usando, como de la persona en el otro extremo de la cuerda, vale cada centavo que hayas pagado por tu seguridad. Los arneses deben ser guardados en lugares secos y por ningún motivo lavarlos en lavadora ni secar al sol. Tienen un tiempo de vida de aproximadamente 10 años.


Magnesiera. Cuando estás escalando en ruta, siempre es bueno tener magnesia colgando contigo en tu arnés, este material que es básicamente gis en polvo, te permitirá mantener tus manos libres de sudor y por lo tanto tener mejor agarre en la superficie que te encuentres escalando.

Casco de escalada. Si bien la mayoría de los escaladores (aficionados y profesionales) eligen no usarlo “porque no se ve cool”, siempre es preferible que sea tu casco el que tenga una fisura por una roca caída o un mal golpe, a que lo tenga tu cráneo. Todos los cascos de cada deporte están diseñados para su actividad específica y es siempre recomendable comprar un casco especial para escalar

Mosquetones y mosquetones con cinta express. Existen muchos tipos de mosquetones para todas las actividades verticales, formas tamaños y colores, sin embargo, para escalada los más comunes van a ser los mosquetones asimétricos de puerta recta sin seguro, ya que permiten la maniobrabilidad necesaria para encadenar o montar una ruta. Los mosquetones con cinta express, sirven para unir tu línea de seguridad (cuerda) a los respectivos anclajes que se han colocado previamente en los muros.

Los anclajes son atornillados si se trata de escalda deportiva, mientras que para escalda tradicional se necesita otro tipo de dispositivos, conocidos como levas y expansores.





Cinta tubular, Daisy y cordinos. Se trata de diferentes tipos de cordajes textiles que se utilizan para hacer maniobras como montar un encadene, tejer dispositivos de seguridad de emergencia, o en caso de multilargos (escaladas de varios cientos de metros) asegurar al que va subiendo.

ATC y Grigri. Cuando estás escalando en ruta (incluso en algunos escalódromos que cuentan con muros de más de 3 metros) es necesario que una persona esté en el arranque de la ruta asegurando al que va subiendo. Estos son tan solo dos dispositivos comunes para realizar esta tarea. El que está asegurando debe tener toda su atención puesta en lo que está haciendo tanto él, como quien va subiendo.

Si el de arriba se cae o solicita ayuda, quien asegura, debe reaccionar de inmediato y activar los mecanismos de detención que evitarán que quien está escalando caiga al suelo. Algunos accidentes llegan a ocurrir cuando el que asegura se distrae y con esto expone a su compañero. Una caída de más de 4 metros de altura, puede ser un simple esguince o hueso fracturado, pero si el que va subiendo llega a unos 30 metros, puede simplemente ser mortal.


Cuerda dinámica. Por último, pero no por eso menos importante, tenemos la cuerda. Existen muchos tipos de cuerda para actividades verticales, pero la cuerda para escalar será la “dinámica”, que recibe este nombre porque debido a su manufactura, posee una cierta elasticidad que garantiza que, si te llegas a caer no sentirás un tirón cuando te detenga, sino un ligero rebote amortiguador, que previene lesiones musculares o articulares. Los calibres de este tipo de cuerdas van desde los 9 a los 11mm, donde las más gruesas serán más resistentes al uso rudo, pero también más pesadas. Las cuerdas para escalar están hechas de fibras sintéticas de alta resistencia y cuentan con una “camisa” o forro tejido que aumenta la fuerza y protege las fibras al interior de esta.


Como podemos darnos cuenta, a diferencia del senderismo, la escalada es una actividad mucho más técnica que requiere tanto conocimiento del equipo y de su correcto uso, como mucha práctica e inversión monetaria. Un equipo completo para escalar de manera autónoma, incluyendo todos los dispositivos mencionados y algunos otros, ronda los 20,000 pesos mexicanos. Sin duda se trata de una inversión a considerar, pero si uno se decide por este deporte, será un dinero bien invertido.


Ahora bien, ¿qué tal si queremos escalar, pero de momento no estamos dispuestos a invertir tal cantidad de dinero? Vamos a conocer los distintos tipos de escalda que existen.


TIPOS DE ESCALADA



BOULDER. Este tipo de escalada no requiere todo el equipo arriba mencionado, únicamente vamos a necesitar nuestros pies de gato, magnesiera y quizá un casco (este último solo si vamos a escalar en ruta). En un espacio abierto, sería importante contar con un crash-pad, que no es más que un colchón portátil plegable.

Este tipo de escalada contempla rutas de menos de 3 metros de alto y consiste en poder escalarlas (de acuerdo con sus grados de dificultad) siendo asistido o “espaldeado” por al menos una persona que, en caso de que caigamos, pueda dirigir nuestra caída al colchón, evitando así lastimarnos al caer. Es sin duda una escalada muy divertida y demandante, pues muchas veces los arranques de estas rutas no son verticales, sino casi horizontales de modo que estás jugando un poco al hombre araña. Los escalódromos son sitios ideales para practicar Boulder y entrenar mente y cuerpo para enfrentar rutas largas.


ESCALDA DEPORTIVA. Se conoce como escalada deportiva a escalar paredes de roca con formaciones múltiples que permitan encontrar “agarres” naturales sobre la superficie, es decir, superficies rugosas, que suelen ser de origen ígneo, ya que son lo suficientemente resistentes como para taladrar y atornillar anclajes cada cierta distancia, donde será posible montar la ruta con los mosquetones y cinta express. Este tipo de escalada requiere todo el equipo de seguridad arriba mencionado y existen varias nomenclaturas para definir sus grados de dificultad, las más comunes son la nomenclatura europea y la nomenclatura “americana” (para mayores referencias, ver bibliografía al final del texto).



ESCALADA TRADICIONAL O DE GRIETA. Esta rama también requiere todo el equipo de seguridad antes mencionado, y aunque puede parecer similar a la escalada deportiva, su técnica es completamente distinta. Si bien se trata de macizos rocosos mayormente de origen volcánico, son prácticamente lisos, y la manera de subir es usando las grietas que se encuentran entre cada uno de ellos. Una técnica muy común consiste en introducir la mano abierta en una de estas fracturas y una vez dentro cerrar el puño para crear un anclaje automático que te permita hacer el siguiente movimiento. El uso de levas y expansores es imprescindible para este tipo de escalada y sin duda es un poco más riesgosa, ya que todos los anclajes son más o menos no permanentes, es decir, los puedes poner y quitar con tu mano sin usar herramientas, si uno de ellos está mal puesto, puedes llegar a pasar un mal rato.


ESCALADA DE VELOCIDAD. En fechas recientes, con el boom de la escalada a nivel mundial, se ha llegado a esta rama de la disciplina, de la cual existen competencias internaciones e incluso se declaró deporte olímpico a finales de 2019. Consiste, cómo su nombre lo dice, en ver quién de dos competidores puede llegar más rápido al fin de la ruta. Al ser un tipo de escalda que priva la velocidad, la técnica no es tan importante como las escaladas antes mencionadas. Cualquier escalador purista tradicional, diría que este no debería ser un tipo de escalada válido ya que se olvida por completo de la técnica, lo bueno es que para escribir esta entrada no consultamos a ningún purista.




FREE SOLO. Existe una sola palabra para describir este tipo de escalada: LOCURA. El practicante de esta variante deberá tener de manera incondicional, un umbral de miedo muy por arriba de lo normal, o un aprecio por su vida muy por debajo de lo normal. Este tipo de escalada es practicado únicamente por escaladores profesionales con décadas de experiencia como respaldo, y un conocimiento total y absoluto de la ruta que van a escalar, ya que, durante el desarrollo, no utilizan ningún tipo de equipo de seguridad, y escalan rutas de más de 500 metros de altura.

Existen muchas personas que han practicado esta rama y encontrado el último de sus días, y muchos otros que lo han hecho y lo siguen haciendo. Podemos encontrar personajes como Brette Harrington, que en 2016 escaló la ruta Chiaro di luna en Patagonia, nada menos que 762 metros de altura. Vitaly Musiyenko, que en el mismo año escaló la ruta Widow’s tears en Yosemite, con nada desdeñables 300 metros. Una hazaña más reciente es la de Alex Honold, que en 2017, escaló El Capitán, en Yosemite, con un record de 914 metros, sin equipo de seguridad. Respecto a este último se realizó un documental que detalla todo el proceso de preparación mental para semejante hazaña. En ninguna circunstancia recomendamos la práctica de este tipo de escalda.


Finalmente, esperamos que encuentren esta entrada estimulante para iniciar en esta apasionante actividad del montañismo. Como últimas recomendaciones de seguridad, tengan siempre presente ir acompañados, usar su equipo de manera adecuada y completo, y estar siempre atentos de sus compañeros de cordada.

No olviden seguirnos en redes sociales:

IG: @virgula_expeditions


¡NOS VEMOS EN LA MONTAÑA!


Texto por César Bautista.


FUENTES DOCUMENTALES

31 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page