top of page
Buscar
  • Foto del escritorMeet Your Tour Guide MX

🇲🇽 Coyoacán por Laura Malacara

Actualizado: 8 jul 2020

Al hablar de la Ciudad de México, en lo primero que pensaba, es en una ciudad enorme, con un tráfico caótico y mucho ruido. Había visitado la ciudad muchas veces, pero nunca como turista.

Uno de los lugares recomendados es Coyoacán, lugar donde “hay muchos hippies y artesanías” te dicen.

Coyoacán se encuentra en el centro de la Ciudad de México. Comprende un área de 54.4 km cuadrados y la mayoría urbanizados, podemos encontrar bellas áreas verdes como: Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel, los Viveros de Coyoacán y Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2007.


Y justo en el corazón de Coyoacán se encuentra el Jardín Centenario, parque que se inauguró con este nombre en conmemoración de los primeros 100 años de la independencia de México. Rodeado de frescos árboles, edificios de excepcional arquitectura y casas de diversos colores.

Cuando llegas a esta zona pareciera que el tiempo se detiene.

Su nombre, de origen náhuatl que se traduce como Lugar de los dueños de coyotes. Por lo que puedes encontrar referencias a este en sus alrededores. Un bello ejemplo es, la fuente de los Coyotes, es de lo primero que se percibe al llegar, por el sonido del agua que rodea a dos figuras de Coyotes y la brisa que te refresca al acercarte.


Del otro lado de la calle se puede ver la iglesia de San Juan Bautista construida por Monjes Franciscanos en un periodo de 30 años (1522-1552) y que a pesar de haber sido remodelada en varias ocasiones, preserva su belleza original interior y exterior.


Niños correteando alrededor de la fuente, un par de ancianos jugando ajedrez afuera de la iglesia, una pareja que disfruta un helado en compañía de sus mascotas. Un grupo de “chavos” rapeando y a lo lejos se escucha la música del organillero.


Todo esto lo veo, mientras, sentada en una banca bajo la sombra de un frondoso árbol, disfruto un rico elote con chile del que no pica y es que es imposible no ceder al antojo, cuando en cada esquina puedes encontrar deliciosas “garnachas”.

Me doy una vuelta por el mercado de artesanías (ahora entiendo la parte de los hippies) mi error, ya que mucho de lo que veo lo quiero comprar. Me conformó con echarle un ojo.

Caminando de regreso al metrobús y al caos citadino, me encuentro con una última joya. Un gran árbol con una “funda” de lo que resulta ser un exquisito bordado hecho a mano.


La CDMX me mostró su lado más amable y quedé gratamente sorprendida. La mejor parte de todo es poder llevar a más personas a conocer y sorprenderse como yo.


Texto y fotos por Laura Malacara.

27 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page