top of page
Buscar
  • Foto del escritorMeet Your Tour Guide MX

🇲🇽 Día Internacional de la lucha contra el dengue por Silvana Funes.

El día 26 de agosto se celebra el “Día Internacional de la lucha contra el dengue” y es por esto que queremos compartir con ustedes un poco acerca de esta enfermedad que afecta a países tropicales y subtropicales.


Créditos de la imagen a quien corresponda.

 

Empecemos por el principio, ¿qué es el dengue?

El dengue es una enfermedad vírica transmitida por mosquitos hembra principalmente de la especie Aedes aegypti y, en menor grado, de A. albopictus. Estos mosquitos también transmiten la fiebre chikungunya, la fiebre amarilla y la infección por el virus de zika.

La enfermedad está muy extendida en los trópicos, con variaciones locales en el riesgo que dependen en gran medida de las precipitaciones, la temperatura y la urbanización rápida sin planificar.

El dengue provoca síntomas parecidos a los de una gripe, como fiebre, dolores musculares y de cabeza, escalofríos, náuseas y vómitos. En ocasiones puede evolucionar hasta convertirse en un cuadro potencialmente mortal, llamado dengue hemorrágico o grave.

El dengue grave o como se lo conocía anteriormente: dengue hemorrágico, se identificó por primera vez en los años cincuenta durante una epidemia de la enfermedad en Tailandia y Filipinas.

Actualmente, se ha convertido en una de las causas principales de hospitalización y muerte en los niños y adultos de la mayor parte de los países de América y Asia.


El causante del dengue es un virus que tiene cuatro serotipos distintos, pero estrechamente emparentados: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Cuando una persona se recupera de la infección adquiere inmunidad de por vida contra el serotipo en particular. Sin embargo, la inmunidad cruzada a los otros serotipos es parcial y temporal. Las infecciones posteriores (secundarias) causadas por otros serotipos aumentan el riesgo de padecer el dengue grave.


En las últimas décadas ha aumentado la propagación de esta enfermedad en el mundo.

La OMS reporta que un gran número de casos son asintomáticos por lo que la cuantificación de los casos es imprecisa e insuficiente.

También según dicho organismo se contabilizan 390 millones de infecciones por dengue cada año, de los cuales 96 millones se manifiestan clínicamente ( en diferentes grados de gravedad).


La transmisión de la enfermedad es a través de la picadura de un mosquito hembra infectado, de la especie Aedes aegypti principalmente. El período de incubación dura entre 4 a 10 días y un mosquito infectado puede ser un vector de transmisión durante toda su vida. Este mosquito vive en zonas urbanas y se reproduce en recipientes artificiales. A diferencia de otras especies de mosquitos, este mosquito se alimenta durante el día: al amanecer y al atardecer.


Los síntomas de la enfermedad son similares a los de la gripe: fiebre elevada (40°), dolor de cabeza intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares o de las articulaciones, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o salpullido.

Estos síntomas pueden durar entre dos a siete días.


No existe un tratamiento específico para el dengue.

En caso de dengue grave, la asistencia prestada por médicos y enfermeras que tienen experiencia con los efectos y la evolución de la enfermedad puede salvar vidas y reducir las tasas de mortalidad de más del 20% a menos del 1%. Es decisivo mantener el volumen de los líquidos corporales.


PREVENCIÓN

Hoy por hoy la única forma de combatir el dengue es la prevención y el control de la propagación de los mosquitos vectores de la enfermedad.

La página oficial de la OMS menciona las siguientes acciones a tomar para prevenir esta enfermedad:

  • Evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus huevecillos aplicando el ordenamiento y la modificación del medio ambiente.

  • Eliminar correctamente los desechos sólidos y los posibles hábitats artificiales.

  • Cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico.

  • Aplicar insecticidas adecuados a los recipientes en que se almacena agua a la intemperie.

  • Utilizar medidas de protección personal en el hogar, como mosquiteros en las ventanas, usar ropa de manga larga, repelentes, materiales tratados con insecticidas, espirales y vaporizadores. Estas medidas tienen que observarse durante el día tanto en casa como en el lugar de trabajo, dado que el mosquito pica durante el día.

  • Mejorar la participación y movilización comunitarias para lograr el control constante del vector.

  • Durante los brotes epidémicos, las medidas de lucha antivectorial de emergencia pueden incluir la aplicación de insecticidas mediante el rociamiento.

  • Se debe vigilar activamente los vectores para determinar la eficacia de las medidas de control.


Créditos de la imagen a quien corresponda.

 

Texto por Silvana Funes.

Referencias:

Página de la OMS


21 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page