top of page
Buscar
  • Foto del escritorMeet Your Tour Guide MX

ūüá≤ūüáĹ D√≠a Internacional del Caf√© Por C√©sar Bautista.

‚ÄúLos monjes, uno a uno, a medida que la noche se avecina, beben en torno al gran caldero -¬°un c√≠rculo de alegr√≠a! Y la aurora, sorprendida, al visitar de nuevo aquel lugar, ¬°ya en sus lechos de ocio yaciendo jam√°s los volvi√≥ a encontrar!‚ÄĚ

Guillaume Massieu, 1718.


Para algunas personas, tomar un caf√© en la ma√Īana es la √ļnica manera de empezar el d√≠a con el pie derecho, para algunas otras, no hay nada mejor que juntarse por la tarde con los amigos a tomar un caf√© y tener una amena charla, sea cual sea el caso, el caf√© es una bebida

que ha acompa√Īado a la humanidad desde hace cientos de a√Īos y sin lugar a duda, en las sociedades que lo han usado, se ha forjado toda una parafernalia en su entorno, as√≠ como diferentes estilos de prepararlo y consumirlo.



Desde 2015, la Organización Internacional del Café, decretó que el 1 de octubre sería el día internacional del café, con el objetivo de unificar todas las celebraciones que se realizan por el mundo respecto a esta bebida, y en Meet Your Tour Guide, somos tan cafeteros que creemos que esta celebración es una excusa perfecta para recordar algunos datos interesantes sobre esta bebida.


Lo que conocemos como caf√©, los granos, son en realidad las semillas de la baya del caf√© o ‚Äúcereza‚ÄĚ, que es de consistencia carnosa y un sabor que puede variar entre dulce y ligeramente amargo. Una vez que se tiene la semilla limpia, se tuesta (y para este proceso no hay una regla, sino gustos y sabores deseados) y posteriormente es molida, para poder elaborar la deliciosa infusi√≥n que conocemos como caf√©.


Se desconoce el origen exacto de la planta, pero se sabe que hacia el siglo IX, en Etiopía ya se cultivaba y se especula incluso, que el uso comenzó a raíz de que un pastor observó el efecto que esta fruta producía en sus cabras cuando la comían, así que comenzó a experimentar. De hecho, se sabe que en el antiguo reino de Abissina (actual Etiopía), se consumían los frutos secos triturados y mezclados con una suerte de mantequilla salada; e incluso a la fecha, en ciertas regiones de áfrica, se consumen los granos mezclados con pulpa de plátano.


Fue hasta el siglo XIII, cuando un sabio suf√≠ (los suf√≠es son una rama del islam) logr√≥ por accidente la torrefacci√≥n que dio a conocer el inconfundible aroma del caf√©. Hacia el siglo XV, el caf√© era ya una bebida com√ļn en el mundo isl√°mico, hasta que, en 1511 el gobernante del Cairo, Kahir Bey, prohibi√≥ la bebida, ya que lleg√≥ a saber que las cr√≠ticas contra su administraci√≥n proven√≠an principalmente de las miles de cafeter√≠as que ya operaban por entonces en esa ciudad. Esta prohibici√≥n desat√≥ una serie de insurrecciones, que llevaron de nuevo a la legalizaci√≥n del consumo y la reapertura de estos insignes lugares.


Ahora bien, sobre el cómo es que esta planta y la consecuente bebida se dispersó por el mundo, recordemos que los seres humanos somos vehículos de cultura, de modo que a donde sea que vamos, llevamos con nosotros todo lo que somos, como individuos y como colectivos: tradiciones, religión, idioma, y por supuesto comida y bebida. Es sabido que fueron los prisioneros de guerra quienes introdujeron y popularizaron el consumo en el mundo islámico, y que el cafeto llegó a Asia cuando un monje logró sustraer una planta e iniciar su cultivo en Chikmagalur, al sur de India. La introducción del café en Europa fue más tardía, hacia finales del siglo XVI, principalmente por la labor de naturalistas y botánicos.



Aunque las cortes europeas tambi√©n adoptaron de buen grado el consumo del caf√© en un primer momento, con el paso del tiempo, debido al efecto estimulante de la bebida, se crey√≥ que el consumo del caf√© promov√≠a un esp√≠ritu cr√≠tico (cuando √ļnicamente lo enfatizaba) durante el desarrollo de las tertulias intelectuales y esto no fue de mucho agrado de las cortes reinantes, adem√°s, las iglesias locales en distintas regiones asestaban su propio golpe para la prohibici√≥n del caf√© en Europa, pues consideraban que el caf√© era producto de las artima√Īas de satan√°s y era tan adictivo y nocivo como el vino. Afortunadamente para los cafeteros de la √©poca, el papa Clemente VIII era fan del caf√© y lo ‚Äúbendijo‚ÄĚ simb√≥licamente para que fuera aceptado.


En muchos lugares, sin embargo, se prohibía la entrada de mujeres a los centros cafeteros, donde sólo los hombres podían estar. En Inglaterra, se publicó un manifiesto de mujeres contra el café en 1674 donde se lee:


"el uso excesivo de ese moderno, abominable y pagano licor llamado caf√©, que ha convertido a nuestros esposos en eunucos e inutilizado a nuestros mejores galanes [‚Ķ] No les queda nada h√ļmedo salvo las narices, nada tieso salvo las articulaciones, nada erguido salvo las orejas."


Fuertes declaraciones, que de hecho formaban parte de un malestar generalizado tambi√©n en las instituciones estatales. Tanto, que al a√Īo siguiente se decret√≥ la prohibici√≥n de las cafeter√≠as en Inglaterra, pues el rey Carlos II consideraba que en ellas se gestaban informes malintencionados para difamar a su majestad. Sin embargo, cabe preguntarnos ¬Ņcu√°ndo en la historia de la humanidad, ha bastado una prohibici√≥n para terminar una pr√°ctica? Bien puede considerarse que la prohibici√≥n lleva a exacerbar los antagonismos y dar pauta a una lucha abierta por reconquistar el derecho a aquello que se considera leg√≠timo.



Para el momento en que el caf√© llega a am√©rica, su uso es ya bastante com√ļn, y de hecho, el cultivo del cafeto, encuentra un ambiente bastante amable y favorable para su desarrollo en el sureste de lo que hoy es M√©xico, concretamente: Veracruz y Chiapas principalmente, pero tambi√©n Oaxaca, Guerrero, Puebla, Hidalgo, e incluso Michoac√°n, Colima, Jalisco y Nayarit. Cabe aclarar que en M√©xico, esta planta encontr√≥ un fuerte rival en el cacao, que es el estimulante end√©mico de estas latitudes, no menos amargo y no menos delicioso. Incluso en Europa, tras la conquista, se export√≥ el chocolate entre otros productos ‚Äúex√≥ticos‚ÄĚ aunque curiosamente, su consumo era m√°s generalizado en el p√ļblico femenino.


Hoy en día el cultivo de café en nuestro país es considerado de carácter estratégico y más de la mitad del café que producimos es exportado a los Estados Unidos, de hecho. México es uno de los países con mayor exportación de café a nivel mundial, aunque Brasil se lleva las palmas con mucho.


Hoy en d√≠a, existen muchas formas de preparar el caf√©, con edulcorantes, sin ellos, con sabores a otras frutas o plantas, con leche, sin ella. Un gran fil√≥sofo dijo alguna vez: ‚Äúel caf√©, como la verdad; negro y amargo‚ÄĚ. No cabe duda de que en gustos se rompen g√©neros.

En Meet Your Tour Guide, esperamos que esta entrada haya resultado estimulante para ir a degustar una deliciosa taza de este elixir que sin duda estar√° con nosotros durante mucho tiempo m√°s. Esperamos sin embargo que no vuelva a ser prohibido.

Fotos por Cristina Flores Castro

 

Texto por César Bautista.


Fuentes documentales:

46 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page