top of page
Buscar
  • Foto del escritorMeet Your Tour Guide MX

🇲🇽 El pozol y el tascalate: Bebidas ancestrales por Claudia Méndez.

La historia del pozol comienza en la época prehispánica, donde los Maya- Chontales, que habitaban en el estado de Tabasco, preparaban una bebida a base de maíz y cacao a la que llamaban pochotl; esta era muy consumida por los viajeros indígenas ya que es nutritiva, hidratante y ayuda a mitigar el hambre.


Con el paso del tiempo, la bebida se extendió por el sureste de México y con la llegada de los españoles a territorio mexicano, el nombre pochotl se deformó a pozol.

Según diversos escritos de la época colonial, los españoles denominaron al pozol como una bebida agria de los indios que los hacía resistentes al calor.

Se dice que el pozol es una bebida comestible porque cuando la bebes también masticas el shish (palabra maya que significa resto o residuo), es decir, el asentamiento de la bebida; lo que permite calmar el hambre al mismo tiempo que hidrata.



Existen varios tipos de pozol, entre los que resaltan el pozol con cacao, el blanco y el agrio; estos a su vez tienen distintas maneras de prepararse según el lugar donde lo encuentres.

Se tiene registro del tascalate al menos desde 1566, según escritos del obispo Diego de Landa, quien hacía referencia a que los indígenas en Chiapas lo consumían regularmente. En aquel entonces al tascalate se le atribuían propiedades religiosas y hasta favorecedoras del amor. La llegada de nuevos ingredientes del Viejo Continente modificaron su receta y hoy, en vez de solo prepararse con maíz tostado, chile y chocolate, también contiene azúcar, piñones y canela.


Visualmente, el tascalate es un polvillo rojizo, resultado de moler finamente los ingredientes antes mencionados, previamente pasados por un comal.

En su sabor está muy presente el cacao, así como el achiote y un ligero toque de chile.


Fotografía: Claudia Mendéz

Referencias:


29 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page