top of page
Buscar
  • Foto del escritorMeet Your Tour Guide MX

🇲🇽 Tihosuco: El corazón del mayab por Grupo Awuat para Meet Your Tour Guide Mx.

Pocos lugares me han impresionado tanto como este pequeño y viejo poblado de Quintana Roo, llamado Tihosuco, que significa literalmente “Vamos al lugar de los 5 estómagos” o simplemente “5 estómagos”. La razón de su nombre en maya, así como su historia está escrita con sangre, lucha y sobrevivencia. Tihosuco fue el escenario, bastión y epicentro de la Guerra de Castas; por lo cual, ha sido destruida, reconstruida, abandonada y repoblada en distintas ocasiones. Por esto, entre muchas cosas, el poblado está lleno de increíbles relatos de fantasmas y apariciones, narraciones de héroes, piratas y tesoros, crónicas históricas, arquitectura, desde lo colonial a lo revolucionario, Tihosuco es el corazón de la resistencia indígena.

Iglesia:

En el centro de poblado se encuentra una construcción que es un tesoro arqueológico, pues su peculiar arquitectura va desde lo colonial de sus cimientos, al barroco excesivo, neoclásico en su portada e incluso romanticismo en una de sus remodelaciones históricas. La razón de este curioso collage arqueológico es debido a las constantes destrucciones y reconstrucciones, que sufrió durante la larga y dolorosa Guerra de Castas; así como en los conflictos de los poblados indígenas en contra de los blancos opresores, desde los primeros años de la colonia


 

Resistencia Maya:

Poco es conocido el dato histórico sobre las primeras revueltas indígenas del siglo XVIII, que precisamente surgieron en este poblado y sus aledaños; quizá la historia más popular es la del maya Jacinto Canek, un trabajador indígena que logró formar una rebelión en 1761 en contra de la explotación colonialista. La resistencia maya se vive y se respira por todas las esquinas del poblado, donde las tradiciones y usanzas de esta noble cultura aún se resisten a morir.

 

La Guerra de Castas:

El mejor lugar para obtener información confiable e histórica de este poblado es el Museo de la Guerra de Castas, el único en México dedicado a la resistencia indígena. En este bello museo tuve la suerte de conocer a Beatriz Poot, una inteligente mujer que nos contó la noble historia del pueblo indígena y su resistencia a través de los siglos. Ella no solo nos contó la historia del pueblo, sino que conoce todas las piezas del museo y resolvió de manera informativa absolutamente todas nuestras dudas sobre el conflicto.


 

La Guerra de Castas fue un movimiento indígena, durante la segunda mitad del siglo XIX, en contra de los grandes hacendados; quienes a través del sistema de “Tienda de raya” explotaban brutalmente a los indígenas. El abuso también era por parte del clero católico, pues justificándose en la fe, cometieron abusos de usurpación de tierras, violaciones a jóvenes mujeres y niñas. El pueblo indígena cansado de las terribles historias, que aún se cuentan, se levantaron en contra del gobierno federal, los hacendados y la religión. Cecilio Chi y Jacinto Pat son los héroes más reconocidos de este conflicto, hasta la fecha son queridos y admirados en la zona, la cual está llena de relatos de la guerra, incluso se sabe de túneles y caminos bajo las construcciones antiguas e iglesias aledañas.


 

Leyendas


Mucho antes de legar a Tihosuco comenzaron las historias de terror; esas abundan en el poblado. Para los habitantes de la zona el saber o tener una experiencia paranormal es común. Estas historias se atribuyen a sus sangrientas escenas históricas, así como a las leyendas típicas de la zona maya, como los xaneques, seres que te pierden en la selva, o la Xtabay una mujer que te llama para que la sigas hasta desaparecerte en el camino. Cerca de Tihosuco existe un pueblo fantasma, que fue abandonado durante la Guerra de Castas, ambos lugares son escenarios de narraciones terroríficas y de sucesos sumamente extraños.

(Foto: Poblado 1)


Tradición oral y Conocimiento ancestral

Los abuelos de este poblado son una parte fundamental de la resistencia indígena, pues son ellos los que mantienen el legado pues son ellos los que mantienen el legado de sus antepasados, conocimientos de la selva, considerados sagrados. En este sentido los “ah-men” (chamán) así como los curanderos y parteras han mantenido viva la espiritualidad indígena a través de la herencia hablada. En este viaje tuve la suerte de conocer a Doña Mariana Tun Poot, quien nos enseñó sobre la medicina tradicional maya, basada en las plantas selváticas de la zona; sus conocimientos se remontan a los ancestros mayas de la época prehispánica.



Arte y cultura maya

La parte estética no se quedó atrás en la lista de cosas asombrosas de este lugar. Durante nuestra visita al museo vimos hermosas pinturas de artistas locales, aprendimos a hacer hilo de algodón, y quizá lo más bello y significativo fue conocer al grupo de danza y música maya “Xla´Kaj” dirigido por el maestro José Alberto Poot Chable; en su presentación nos hicieron sentir una profunda nostalgia por el pasado, y mucha tristeza por la historia perdida de nuestros pueblos. El retomar sus cantos y bailes es una forma de honrar el pasado para que siga vivo en nuestros corazones.

 

Queda mucho por decir, comentar o visitar de este pueblo que, aunque no tiene la denominación oficial, es por mucho el pueblo más mágico que he conocido.

Acércate a Grupo Awuat o a nuestros guías certificados y no te quedes sin conocer Tihosuco: El corazón del mayab.


Agradecimientos especiales para Alicia del Rosario Moo Manzon, Freddy Tek y a la cooperativa “U Belilek kaxtik kuxtal”, cuya experiencia y organización turística, hicieron posible este artículo.


Redacción por Guadalupe Manzano.

Fotos y video por Servando Benitez.

By Grupo Awuat

En asociación con Meet Your Tour Guide


82 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page